Máster Posgrados Cursos ámbito educativo


La  Fundación WAE cuenta con diversos programas de formación permanente de posgrado, títulos propios de la Universidad de Barcelona (UB), impulsados por la Facultad de Educación de la UB.

Están especializados en el desarrollo de competencias profesionales de carácter transversal y se dirigen a personas que desarrollan su labor profesional en el ámbito educativo. Todos los programas formativos están diseñados para dar respuesta a la formación competencial de profesionales de la educación, docentes de todas las etapas educativas, responsables de dirección, responsables de departamento, órganos de coordinación y mandos intermedios de los centros educativos.

El Máster de Formación Permanente y los Posgrados de Especialización están validados por el Departament d’Educació de la Generalitat de Catalunya a efectos del requisito de formación para participar en el proceso de selección de director/a de centros educativos públicos.


HABILIDADES PROFESIONALES EN EL ÁMBITO EDUCATIVOPosgrado de Especialización


GESTIÓN Y PLANIFICACIÓN DE LA TAREA EDUCATIVAPosgrado de Especialización


LIDERAZGO Y COMUNICACIÓN EN EL ÁMBITO EDUCATIVOPosgrado de Especialización


ESTRATEGIA PEDAGÓGICA DEL MÁSTER Y DE SUS POSGRADOS DE ESPECIALIZACIÓN VINCULADOS


Red de Aprendizaje Profesional comprometida con la calidad educativa

El Máster de Formación Permanente (MFP) Habilidades profesionales en el ámbito educativo y sus dos posgrados de especialización vinculados; Gestión y planificación de la labor educativa y Liderazgo y comunicación en el ámbito educativo, todos ellos, títulos propios de la Facultad de Educación de la Universidad de Barcelona que están firmemente comprometidos con la mejora de la calidad pedagógica y educativa.

El Máster y sus posgrados de especialización activan y desarrollan una Red de Aprendizaje Profesional ( Professional Learning Network ) que permite maximizar el valor de las experiencias de aprendizaje competencial de las personas que realizan los programas formativos. La Red de Aprendizaje Profesional contribuye a mejorar la calidad formativa del MFP y de sus posgrados de especialización y por extensión, la calidad educativa en la práctica profesional de las personas que realizan estos programas de formación.

©Fundación WAE-Solermedia SA


La Red de Aprendizaje Profesional se desarrolla con la adaptación de un modelo de Diseño Centrado en las Personas ( Human Centered Design ), que hace posible crear un ecosistema de aprendizaje diverso y plural, presencial y virtual, flexible y dinámico, participativo, seguro, de bienestar y confianza mutua con y entre las personas que realizan los programas formativos que, si bien están vinculadas al ámbito educativo, cuentan con una considerable diversidad de perfiles, trayectorias e intereses profesionales.

Con la creación de este entorno de enseñanza-aprendizaje, se puede activar y desarrollar la Red de Aprendizaje Profesional que se ha convertido en la estrategia pedagógica clave del MFP y de sus posgrados de especialización. La Red facilita que todo el alumnado lleve a cabo actividades y procesos de aprendizaje social y colaborativo, compartiendo recursos e información, manteniéndose actualizados y actualizadas con fuentes de información rigurosa y basada en evidencias, profundizando en diálogos reflexivos sobre su propia práctica y sobre diversas preocupaciones pedagógicas y profesionales, activando el aprendizaje basado en la experiencia de los demás, impulsando la colaboración y ayuda mutua para afrontar retos individuales o colectivos, experimentando con diversas metodologías participativas y activas, desarrollando la inteligencia colectiva y creativa con la co-creación y transferencia de conocimiento, estimulando procesos de innovación en su contexto de práctica generando nuevas oportunidades de mejora y desarrollo profesional.

La Red de Aprendizaje Profesional permite configurar, en palabras de Wenger et al. (2011), un auténtico «tejido social de aprendizaje», que no sólo incide en la mejora del desarrollo competencial previsto en los programas formativos, sino que va más allá, y se puede sostener una vez finalizados el MFP y los posgrados de especialización.


Una Red de Aprendizaje Profesional comprometida con la calidad educativa

Con carácter general, el MFP y sus posgrados de especialización vinculados se adhieren al compromiso de «garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos», tal y como se plantea en el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

Desde este compromiso general, el MFP y sus posgrados de especialización se orientan al desarrollo y mejora competencial de profesionales de la educación. En este sentido, como confirman numerosas investigaciones de carácter internacional (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura [UNESCO], 2004, 2007, 2014; Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos [OCDE ], 2005, 2009, 2010, 2018), uno de los factores clave en la consecución de la calidad educativa se vincula con la calidad de la acción docente. Además, frente a los retos que plantea el siglo XXI, se confirma que las exigencias al profesorado van en aumento en contextos de alta complejidad e incertidumbre.

Con las aportaciones de la investigación educativa, se pone de manifiesto que la formación permanente del profesorado constituye un factor decisivo en la mejora de la calidad docente y por tanto, de la calidad educativa.

Se confirma la necesidad de una formación permanente de calidad para docentes, pero también hay que destacar la importancia de una adecuada profesionalización de la función directivaLa dirección de centros educativos desempeña un papel fundamental, pudiendo facilitar, mejorar e impulsar los procesos de enseñanza, actuando como mediadora en los aprendizajes del alumnado (Day et al., 2016; Leithwood y Louis, 2012). A escala internacional, la dirección escolar está considerada un factor determinante en la mejora de los centros educativos en general y de forma específica, en la mejora de los resultados escolares del alumnado. Los estudios internacionales sobre la eficacia escolar manifiestan que el liderazgo que despliega la dirección es una de las variables que más influye en el éxito escolar ( Waite & Nelson, 2005; Mulford , 2006; Leithwood , Harris, & Hopkins, 2008; OCDE , 2008; Bolívar, 2010).

En este sentido, el MFP y sus posgrados de especialización aportan la formación reconocida por la administración educativa de Cataluña que se orienta a la mejora de la calidad de la función directiva en los centros educativos.

Desde estos planteamientos y aportaciones que ponen de manifiesto la necesidad de fomentar la calidad docente y la calidad de la función directiva en el ámbito educativo, se justifica plenamente la relevancia de sumar esfuerzos por mejorar la formación permanente de profesionales de la educación. En el marco del MFP y sus posgrados de especialización, esta voluntad de mejora se ha materializado en el proyecto de innovación metodológica del entorno y los procesos y prácticas de enseñanza-aprendizaje con la activación y desarrollo de una Red de Aprendizaje Profesional. Con esta Red se puede mejorar la calidad formativa de los títulos propios incidiendo en la mejora de la calidad educativa de las prácticas profesionales que llevan a cabo las personas que realizan los programas formativos.

La mejora de calidad educativa que aporta la Red de Aprendizaje Profesional sintoniza con los planteamientos de la reciente publicación de la UNESCO, Reimaginemos juntos a nuestros futuros: un nuevo contrato social para la educación (2022), cuando se señala la importancia de reforzar el enfoque colaborativo, participativo y reflexivo para la generación de conocimiento en el colectivo de profesionales de la educación:

La enseñanza debe profesionalizarse aún más como tarea colaborativa, donde los docentes sean reconocidos por su trabajo de generadores de conocimiento y figuras clave en la transformación educativa y social. La colaboración y el trabajo en equipo deben caracterizar la labor de los docentes. La reflexión, la investigación y la creación de conocimiento y de nuevas prácticas pedagógicas deben convertirse en parte integrante de la docencia. Esto significa que es necesario apoyar su autonomía y libertad, y que deben participar plenamente en el debate y el diálogo públicos sobre los futuros de la educación.

En esta línea y como se indica en el Informe TALIS (OCDE, 2018), “los programas de desarrollo profesional con mayor impacto implican el aprendizaje activo y un enfoque colaborativo de la formación” (p.36). Por tanto, con la vocación de aumentar el impacto positivo del MFP y de sus posgrados de especialización, la Red de aprendizaje profesional se perfila como una vía idónea que está en línea con las aportaciones de la investigación educativa, y que puede llevarse a cabo desde un escenario de formación idóneo como el del marco de formación permanente ya lo largo de toda la vida que ofrecen las titulaciones propias de la UB.

En síntesis, la Red de Aprendizaje Profesional, refuerza la calidad formativa para mejorar la calidad docente y de profesionales de la educación en activo en plena sintonía con las aportaciones de la investigación educativa a escala internacional más actualizada.

 

Image source: Pixabay.com & Unsplash.com

Comentarios cerrados.